Estirpe de raza


JoséMaría

JOSÉ Mª PAREJA-OBREGÓN LÓPEZ-PAZO
  en su columna
“Va por ustedes” contribuye hoy a que podamos conocer sobre esta extraordinaria familia de la que él mismo forma parte. Sevilla puede estar orgullosa de gente como ellos. Así eran y así nos lo cuenta este maravilloso José María, que puede estar muy feliz de pertenecer a su estirpe. 

Quiero hablar hoy de una familia que en un tiempo en Sevilla fue Arte y parte, con la que  se identificaron mucha gente y crearon escuela de una forma de vivir y de sentir la vida:

LOS  PAREJA – OBREGÓN

Del amor de un torero,  famoso, joven y valiente, con una artista viuda de un famoso ganadero sevillano nació una niña, Pilar García Fontfrede, su padre Manuel García “El Espartero” y su madre Celsa Fontfrede “Viuda de Concha y Sierra”.

Esta niña Pilar se crió con su madre y su hermana Concepción entre su casa de la calle O`Donnell y sus fincas de los Cerros, la Abundancia y la Alegría. Cuando creció se caso con Joaquín Pareja-Obregón Sartorius, conde de Prado Castellano, hijo de los condes de la Camorra y nieto del conde de San Luis, aristócrata y descendiente de uno de los ayudantes más influyentes que tuvo la monarquía española de los borbones.

De la unión de ellos dos nacieron cinco hijos, todos artistas a su manera pero no dejaron indiferente a nadie y a pesar de que ya ninguno está con nosotros la gente sigue hablando de sus vivencias que marcaron una época en la Sevilla de los 50, 60 y 70.

El mayor, JOAQUÍN, rejoneador, montero y personaje único que arrastraba a la gente de la Puebla,  Coria y Sevilla con sus cacerías en los Cerros y en la Abundancia ; como rejoneador fue un fenómeno, siempre toreaba altruistamente con fines benéficos pero dejaba al público con la boca abierta de su dominio del caballo y su conocimientos del arte del rejoneo. Ángel Peralta y Álvaro Domecq sus grandes amigos, llegaron a decir de él que si se lo hubiera tomado profesionalmente ellos hubieran tenido un gran rival en Joaquín; intimo amigo de Pepe Luis Vázquez y de los grandes matadores de su época,  cuando se retiro se fue a vivir a su finca de los Cerros con su mujer Rosalía Rodríguez, una mujer bellísima por dentro y por fuera y tuvieron seis hijos. Allí Joaquín con sus rehalas de perros,  sus gallos de pelea y su pasión por la cacería fue un hombre feliz; murió y me cuentan que las tardes de invierno en los cerros que miran a poniente aún se escuchan sus perros latir y el relincho de sus caballos impacientes por hacer quiebros en la lejanía.

La segunda, PILAR, que murió muy joven era una chica guapísima, amazona excelente y modelo de cómo había que llevar la mantilla con clase y estilo, se casó con Francisco Aymat y tuvieron una hija, fue amiga de la Duquesa de Alba y una gran mujer según todos la que la conocieron.

El tercero, JUAN DE DIOS, matador de toros, su carrera duró poco tiempo pero era un torero considerado de los de Arte y un gran aficionado.Llevó la ganadería de Concha y Sierra, la tía Concha, y en su finca de la Alegría se vivieron días de faenas camperas con su amigo Curro Romero y noches de arte inolvidables con Paco de Lucía y Camarón. Guitarrista excelente, aprendió del niño Ricardo y como poeta marismeño junto a su amigo José Manuel Moya de los Romeros de la Puebla creó letras que nos ponen los vellos de punta a todos los que sentimos el campo, la marisma y el ganado. Ha sido pregonero de la Virgen del Rocío de casi todas las hermandades y en su casa de Gines no había un hueco donde colgar más medallas y placas de reconocimiento; se casó con Delia Pol, la belleza personificada, y tuvieron seis hijos. Y un día se marchó a esas marismas azules a las que él cantó y de las que está disfrutando.

El cuarto, CELSO, tirador inigualable, campeón del mundo de tiro de pichón, junto con el conde de TEBA crearon una forma de tirar en las canchas y en el campo;  lo llevó su padre siendo un niño una tarde al Carambolo y ganó las dos copas que se tiraban ese día, estropeó todas las apuestas y creó una legión de incondicionales que le seguían por todos los tiros de España.  De él cómo tirador se cuentan miles de anécdotas, cuando iban de viaje para tirar en Madrid con sus amigos Joaquín Zapata, “el chico la Rumba”, Pepe Ribera y su hermano Manolo se paraban en un pueblo a comer y siempre había tiradas, ellos se apuntaban para participar y cuando decían Celso los organizadores le pedían por favor que siguieran el viaje, que les pagaban pero que no participaran.  En el campo era un espectáculo verlo tirar, en muchos casos los tiradores de los puestos de al lado guardaban sus escopetas para recrearse del arte de cazar. Deportista y Guitarrista aficionado con un gran sentido musical como todos sus hermanos, creo el coro de la Raya Real de Coria del Río vendiendo miles de discos. Se casó con la más guapa que había en Huelva, Pilar López-Pazo y tuvieron siete hijos.  Murió y como dijo un día el gran Pepe Díaz …“Las perdices están inquietas porque han visto paseando a Celso con su escopeta…”.

Y el quinto, MANUEL, el gran Artista, cantautor menudo de cuerpo pero con una grandeza que le rebosaba por su alma. Hasta Manuel la sevillana era una seguidilla rápida que se cantaba en las reuniones y eventos familiares. Él la hizo Arte, internacional y que se bailara y cantara en todo el mundo; los hermanos Reyes, los Marismeños, los del Rio…. y tantos grupos que cantaron las grandes obras que salieron de las notas de su mágico piano. Como él le canto a Triana no lo ha hecho nadie, donde tiene una calle, a su puente, a su río y a su Virgen del Rocío; al Gran Poder le preguntó que por qué vive en Sevilla y una tarde muy temprano se cruzó con el Cachorro cuando pasaba por su puente y le dijo adiós a ese Cristo tan gitano. Alumno de Rafael de León y el maestro Quiroga, tocaba tan bien su piano que hizo llorar a Carlos Saura por Sevillanas; Sergio y Estibaliz inmortalizaron su Cantinero de Cuba. Sin haber nacido en Huelva hizo un disco con todos los estilos de fandangos que está en los anales de los mejores cantes de Huelva. Su gran obra fue LA SALVE ROCIERA,  himno rociero escuchado y cantado por todo el mundo, no hay misa rociera que no acabe con su Salve y los tamborileros de Almonte que él creó le siguen añorando. Se casó con Carmen de Los Reyes, guapa “pa” reventar y baila como los ángeles y tuvieron cuatro hijos. Murió y cuando llega mayo y salen las carretas,  en el cielo dicen que suena una gaita tocando al alba “Dios te Salve María del Rocío Señora…..”

Los cinco están en el Cielo con su Virgen del Rocío, dejaron su Arte cada uno y transmitieron su semilla a sus hijos, a nadie dejaron indiferentes y crearon una escuela de la que han salido muchos imitadores. Sevilla los vio nacer y Sevilla los vio morir pero en Sevilla siempre habrá un recuerdo para los Pareja- Obregón pues cada uno en su forma presumieron de Ella por todo el mundo y siempre estuvieron orgullosos de ser Sevillanos.

JOSE Mª PAREJA-OBREGON
Sevilla 29 de Abril de 2016

Related News

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

CERRAR