José Carlos Blandino, prestigioso abogado, prestigioso escritor

El pasado viernes se presentó en la sede del Colegio de Abogados de Sevilla la última novela de José Carlos Blandino Francés,  ’19 de julio. El día de la Furia’. Este abogado sevillano de prestigio que, sin dejar de ejercer su actividad profesional, tiene ya ocho novelas de éxito publicadas. Apadrinó el acto Eduardo Villamor, ilustre notario de Melilla, que lo fue en su día de Sevilla.

Con ’19 de Julio. El día de la furia’, se introduce en la novela histórica, ofreciéndonos una obra de ficción enmarcada en los convulsos meses previos al levantamiento militar de 1936. Para narrar los acontecimientos que lo motivaron, se sirve de unos testigos de excepción: los propios reporteros que los cubrieron y que los narraron en directo.


Escribía de chavalito mis novelas tratando de emular las de Enid Blyton que tanto me gustaban “los siete secretos”…
Pero fíjate, Carmen, fue en 2011 cuando tuve una pesadilla y me surgió la necesidad de escribir. Publiqué entonces mi primera novela “3 días 4 noches” muy stephenkingniana, de terror, como no podía ser de otra forma al venir de una pesadilla.
Cuando acabé aquella, el escribir se convirtió en una especie de hábito, busqué la siguiente aventura y sugió Lilith. Quedó una novela muy redonda, según dicen, y ya no paré.

Es tu cuarta novela en papel, pero ahora novela histórica.
Esta es la historia de un chaval sevillano que marcha a Madrid a opositar para Notaría. Llega a Madrid en octubre de 1935, la novela acaba a finales de julio del 36 con la guerra civil en marcha y cuenta ese periodo de preguerra, de prealzamiento nacional. Lo meto al pobre en todos los problemas que hubo en ese periodo de la Historia, un periodo tan convulso y tan lleno de pasión.
Cuando uno escribe novela histórica de ficción, los personajes son inventados pero pululan y sobreviven en una determinada época histórica, por lo tanto tenía que respetar al máximo el contexto en el que se mueven los personajes. Tuve que leer mucho y documentarme y ante los diferentes puntos de vista sobre los hechos, decidí fiarme de la hemeroteca de la época y lo que hago es narrar a mi forma lo que aquellos reporteros describían en sus columnas diarias.
Entendí que no había mejores testigos que quienes lo estaban viviendo y lo narraban.
Quizás sea eso lo novedoso de la novela, no entro, no juzgo. El protagonista, Carlos Peñaranda, es ideológicamente aséptico, aunque esté rodeado de personajes que sí tienen una ideología definida. Él es un liberal que mira desde la “ventana” y que no toma partido por ninguno de los frentes que se va a encontrar en aquel tumultuoso Madrid del 36.
Me he dedicado a escribir lo que leía y, sobre todo, lo que me documentaba e informaba.

¿Vas a continuar la historia o se queda ahí, a finales de julio del 36?.
Ya he comenzado a continuarla, quiero que se convierta en una trilogía. Quiero que ‘Carlos Peñaranda’ protagonice pronto la segunda parte que va a ocupar toda la guerra civil.
Para narrar a mi forma y desde la perspectiva que te he comentado cómo fueron aquellos años tan cruentos de la guerra de España, desde una mirada lo más aséptica posible. Quiero que sea protagonista de los hechos al igual que ya fue testigo en la primera, del entierro de Calvo Sotelo y testigo de pasada del asesinato del teniente Castillo…
Carlos Peñaranda va a conocer a Lorca, él está en la Ballena Alegre y comprueba que Federico y José Antonio Primo de Rivera eran amigos salían a cenar, se gastaban bromas. Que aquella enemistad política de diferencia ideológica no era tal.
Quiero relatar aquellos hechos, el trasiego del oro a Moscú, la defensa del Museo del Prado… Creo que la gente no somos muy conscientes de lo que pasó. Hemos recibido información enlatada, encorsetada por cada uno de los bandos y el gran público no tenemos mucha conciencia o constancia de lo que ciertamente ocurrió.

 

 

 

 

 

 

 

 

¿Un abogado escritor?
No es raro. Al fin y al cabo nuestro trabajo también consiste en escribir y en relatar. De ahí a ponerte a crear una ficción propia lo único que hace falta es un paso de imaginación. Crear una historia y unos personajes que se desenvuelvan con cierto saber hacer en un contexto que atraiga.

Eso… ¡Cómo si fuera tan fácil!
Tal vez lo más difícil sea saber terminar la historia. No todo el mundo sabe terminar una historia. Crearla es relativamente fácil, mantenerla con la expectativa que necesita una obra es algo más difícil, pero saber terminarla es lo más complicado.

Puedo constatar tu afamado prestigio como abogado en ejercicio y me gusta lo que escribes. ¿Cómo puedes tener tiempo para todo?, ¿Cuándo escribes?.
Por la noche, no hay más remedio. Le quito horas al sueño, no se las puedo quitar a mi vida profesional activa. Tengo que esperar a la noche, cuando el silencio y la tranquilidad me encuentran y me permite convocar a los personajes que en mi imaginación se desenvuelven.

¿Qué sientes al ver que eres también un escritor tan leído?.
Que tu obra se lea y se aplauda, es una sensación muy agradable, muy edificante. Crearla es ya una sensación increíble, pero si encima esa creación tiene la repercusión de la aceptación de terceros y te dan la enhorabuena por ello, es muy gratificante.

¿Cuando creas los personajes tienes en mente a alguien que tú conoces en la vida real?
Mis personajes son casi todos ficticios, pero alguno tiene atribuciones reales de personas que conozco, por ejemplo el médico que hace de padrino de Carlos Peñaranda, es un médico sevillano conocido y apreciado por mí, al que prometí que estaría en mi libro.

¿Te imaginas si son altos, bajos, el color de sus ojos…?
No sé cómo lo hacen otros novelistas. Dicen que yo tengo una forma cinematográfica de relatar. Describo lo que veo en mi mente.
Eres sevillano.
De nacimiento y de vocación, nací en la Gran Plaza. Siempre en todas mis novelas hay algún personaje sevillano. Ya sabes que Lilith, se desarrolla en Sevilla. Busco ese detalle identificativo siempre. Incluso en la del oeste, que parecía complicado en una novela del oeste un sevillano, aludo a un antepasado sevillano de uno de los protagonistas.
Estoy de acuerdo con Gala cuando dijo: “Lo malo no es que los sevillanos piensen que tienen la ciudad más bonita del mundo… Lo peor es que pueden que tengan hasta razón”.
Yo he tenido mucha suerte de haber nacido en Sevilla.
Dime un color
El azul
Una flor
Dos, el jazmín y la dama de noche. Son los olores transmitidos por mi madre, a la que tanto quiero, los que me recuerdan la infancia de nuestra vida en familia.


De su bagaje literario

Comenzó su aventura literaria con ‘Tres días, cuatro noches’ en la que nos cuenta como un sevillano y sus dos hijas, cuando viajan hacia el norte para reunirse con la madre de las niñas, se ven envueltos en un tremendo temporal que los deja atrapados en un pequeño pueblo zamorano. Una novela de terror al más puro estilo del rey del género, el señor Stephen King que tiene pinta de ser, ciertamente, desasosegadora.
En ‘Lilith’ nos relata la leyenda de cómo la pelirroja Lilith, la primera mujer de Adán, icono del feminismo y reina de los demonios, fue expulsada del paraíso por no querer yacer debajo del hombre, convirtiéndose en amante de Samuel o Satanás y madre de sus hijos. Tres ángeles fueron enviados en su búsqueda, pero ella los rechazó y, ante sus amenazas, les advirtió que, si dañaban a sus hijos, mataría a los hombres, arrancándoles su simiente.
Las extrañas muertes que comienzan a suceder en Sevilla, con unos cadáveres resecos con el pene amputado, son demasiado para el inspector Almagro, hasta que un peculiar sacerdote mexicano aparece para ayudarlo y para aleccionarlo en la más fascinante historia que pudiera imaginar.  Un thriller fantástico y terrible. Una novela negra difícil de encuadrar.
Se tomó un respiro este escritor, después de tantas muertes y desazón y nos regaló ‘Esperando bajo la niebla’, 400 páginas de desquiciantes aventuras, paranoicos viajes en el tiempo y mundos paralelos y contradictorios, llevándose con él para la ocasión a tres de sus propios amigos, llegándose a apañar entre todos para no prescindir de sus cervecitas a pesar de que aun quedaran varios miles de años para que se descubriera.
‘Odio’ es su fascinante visita al mundo del Oeste americano. ‘El amor de la abuela Carmina’ relata la venganza de tres mujeres contra el canalla que destrozó sus vidas. Novela esta que dedicó a su hermana Carmina y a sus amigas, deseosas de ser inmortalizadas en una obra literaria.
José Carlos Blandino se decidió, también, a publicar directamente en internet y por capítulos, su incursión por el género apocalíptico con ‘Carreteras desiertas’, una espeluznante novela, todavía inacabada, en que los muertos vivientes se adueñan del mundo. Con la particularidad que se atreve a describirnos su irrupción desde su propia azotea, mientras se dirigen hacia la Gran Plaza,
Como autor teatral autor adaptó ‘Es usted el asesino’ o las comedias ‘Los invitados’ y ‘El hueco’.
Tiene varios nuevos proyectos, además de continuar con la vida de Carlos Peñaranda en Madrid y Sevilla, en su ya anunciada trilogía; visitar el mundo medieval o la Sevilla de principios de siglo. También acabar con su aventura de ultratumba y finalizar otra peculiar novela: ‘El asesino de la inocencia’, ya muy avanzada y que sitúa a su protagonista viviendo en su propio despacho del Edificio “Sevilla 2”.
Los géneros de novelas que ha tocado José Carlos, son de lo más variado: terror, negra, aventuras, fantástica, western y ahora, histórica…

Related News

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

CERRAR