Lo que aprendí de la guitarra con el luthier Graciliano Pérez.

He venido a Córdoba solamente para preguntar a Graciliano Pérez Carrizosa sobre el saber de la guitarra. Él es  uno de los luthier de más prestigio en la actualidad. Junto con su hermano José Antonio exportan por encargo a decenas de países este instrumento musical para que se produzca el duende del arte.
Están considerados como referencia mundial en la construcción artesana de guitarras.
Además de la belleza de cada una que sale de su taller, tienen fama en el mundo por las especiales prestaciones del sonido flamenco y clásico que buscan los artistas.
Es una maravilla para mí saber un poco más de este instrumento tan querido en el mundo en el que vivo. Y  que quien me lo cuente sea el artista artesano de la guitarra Graciliano Pérez, un lujo que me llevo en mi propia historia.
Carmen pareja-Obregón de los Reyes / SEVILLA EN AÑIL 

Graciliano, ¿Para construir guitarras hay que saber de música?
Hay constructores de guitarras que buscan hacer un “mueble” bonito, van buscando solo su belleza y lo consiguen.
Que suene bien es otra cosa,  hay que tener al menos unas nociones mínimas de acústica, de vibraciones, tener oído, … no se trata de construir un mueblecito bonito sino un instrumento musical y en ello la mano del constructor que busca primordialmente el sonido, tiene mucho que ver. Aunque después siempre decide la propia guitarra, que es la que sonará como quiera. Nosotros buscamos ese objetivo de su sonoridad que nos gusta, pero es la guitarra la que decide su sonido final.

Es muy importante saber tocar. Aunque no se sea profesional. Te ayuda a construir
Desde que tenía 11 años he tocado siempre la guitarra y llegó un momento en el que me puse en contacto con unos guitarreros de mucho prestigio que había muy cerca, en la calle Alfaro de Córdoba, los Rodríguez. Al observarles cómo lo hacían me entró el gusanillo de construir guitarrras así que en el año 86 me puse con este oficio en serio. Mi hermano se incorporó algunos años después, él toca algo de flamenco, recibió clases del maestro Juan “El Tomate”.
Un oído educado favorece la afinación de las tablas a la hora de dar los grosores adecuados, para saber qué es un armónico, una octava, los graves, los medios, los agudos…
Construimos entre los dos con precisión exacta y mira que suele decirse que la guitarra debe empezarla y acabarla la misma persona, pero nosotros tenemos una gran compenetración.

Esta artesanía es también un oficio de arte
Pues si, la verdad es que quienes hacemos instrumentos musicales de forma artesanal es porque apreciamos el oficio y queremos compartir el arte.
¿A quien le habéis hecho guitarras?
A muchísima gente, a muchos artistas, fíjate desde 1986.
Sucede también que las guitarras son un poco como los hijos que cuando se van, no sabe uno dónde están. Además el mundo de la guitarra se presta a cambiar entre unos y otros.
Los más conocidos de todos; Vicente Amigo, que grabó con una guitarra nuestra ‘Tierra’ un disco innovador que hizo con los músicos escoceses del equipo de Mark Knopfler de Dire Straits; el gran Raimundo Amador tiene guitarras nuestras, Paco Peña, Manuel de Lole y Manuel que se la llevó a la eternidad… y muchos artistas de fama que harían una larga lista.
Cuando se venden además las guitarrras a Japón o a Alemania, EEUU,  Canadá, Inglaterra,… no sabes quien las va a tocar aunque tengas referencias del encargo.

 

¿Qué cualidades buscáis en la guitarra?
Sonido, comodidad y belleza. Fundamentalmente un buen sonido que impacte desde el primer momento. Comodidad para que el artista la pueda hacer fácilmente suya sin echar de menos su anterior guitarra. Y la belleza de que no tenga detalles incorrectos.
¿Es lo mismo construir una guitarra para un clásico que para un flamenco?
Son mundos muy diferentes. Por eso cuando construyes para un clásico has de olvidar todo lo que sabes de flamenco.
Imagino que la madera importa mucho.
La madera es lo fundamental para la guitarra, tienes que tener una madera muy curada y muy antigua. No vale cortar un año y al año o dos hacer una guitarra; hay que tener esa madera almacenada en buenas condiciones ocho, diez o doce años como mínimo.
La principal madera para la guitarra flamenca es el ciprés. La guitarra flamenca nace en Andalucía y como guitarra española que es, se utilizaba la madera que más a mano teníamos que era la del ciprés mediterráneo. La usamos para el fondo y los aros. Para la tapa utilizamos el pino abeto alemán que es la madera apropiada para cualquier instrumento de cuerda sea violín, violonchelo… aunque también se puede utilizar cedro de Canadá.
El mástil es de cedro de Honduras, tiene que ser un cedro americano por su resistencia y porque apenas pesa y aguanta muy bien la presión de las cuerdas. Las maderas son acústicas y tienen sonido musical sonoridad, el cedro la tiene.
La combinación que hagas con esta materia prima, va a sonar estupendamente, pero el timbre, el sonido especial particular de cada una es lo que la diferencia y la hace única; en ello interviene principalmente la madera y la mano del constructor.

A veces he visto guitarristas excesivamente pendientes de las cuerdas de su guitarra.
Son también muy importantes, los guitarristas necesitan cuerdas de calidad con un buen entorchado de nylon y acero u otro metal. Es normal que las cuerdas sean también la manía de muchos artistas

¿Y estas incrustaciones?
Esa es la parte artística estética de la guitarra. Hacer una guitarra es, en esencia, construir una caja y cerrarla.
Antiguamente,  la guitarra era casi más un ornamento que un instrumento musical. Se hacían guitarras para los reyes y para gente que las encargaba como objetos de museo y tenían muchas incrustaciones de maderas nobles y marfil. Eso ha venido a menos con el paso de los años y cada vez se va trabajando más el sonido que la ornamentación de la guitarra.
Aún así quedan detalles de aquello y todavía se guarda una parte ornamental que es la boca o roseta en mosaico, es un trabajo que hacemos de taracea árabe, un dibujo geométrico, laminamos chapitas de nácar, de madera… hasta dejarlas a medio milímetro de grosor. Puedes imaginarte que es como si estuviéramos haciendo ganchillo con láminas que después provocaran como si fueran texelas diminutas el efecto brillante de su ornamentación en la roseta.

¿Todas las guitarras tienen la misma medida?
No. Cada guitarrero juega con sus medidas particulares. A veces copian una proporción de guitarras que han logrado tener un sonido espectacular y la mantienen como su propio canon.
Claro que si el guitarrero se sale de una proporción más o menos estándar, puede que llame la atención negativamente, depende también de la medida en que lo haga, si es muy pequeña o es excesivamente grande.


¿Si a esta guitarra que veo aquí, todavía sin terminar, se le pone cuerdas y no se le da barniz… sonaría bien?

Sonaría mucho mejor. El barniz es un mal menor que se aplica para evitar el deterioro de la madera, para protegerla de los roces y especialmente de la humedad, la madera es una esponja que absorbe constantemente. Influye también la estética, quizás porque nos hemos acostumbrado a verlas así nos resultan  agradables con el brillo del barniz.
Veo que tenéis higrómetros, termómetros…
Y en meses de calor excesivo, cubos de agua subiendo la humedad del ambiente.
¿Los colores?
Es pura estética.En algunas yo trato de conseguir el color del oro viejo , otras son más amarillas, la madera de palo santo en otras las hace más oscura, las amarillas son las más clásicas, las que más se ven. ¡Mira esta, Carmen!.
¡Qué bonita!
Los guitarristas gitanos la llaman guitarra blanca y a las oscuras, negras. Hasta hace tiempo no tocaban en guitarra negra por mal fario. Los tiempos y evolución de su arte ha ido dejando atrás esa presunción y hoy día utilizan, según en qué momento, también guitarras de palo santo de India, que suelen ser más oscuras, y que tiene un sonido a lo mejor más acorde con lo que quieren proyectar.

¿Qué son estas chapas redondas de madera?
Al abrir la boca, cada chapa de madera redonda es un “retal de madera” que guardamos. Esa era la contabilidad antigua, cada redondel que ves fue una guitarra, es testigo de su construcción, en ella anotamos la madera con la que la hicimos, el propietario…
Nos permite tener datos para una nueva guitarra a medida con las mismas características, incluso alguna reparación especial.

¿Cómo sabes que esta guitarra que estás haciendo va a sonar bonito?
Primero porque he guardado esta madera treinta años; luego porque la he elegido con unas vetas finísimas, lo cual es garantía de que al trabajarla limpiamente nos será más fácil cuidar que no tenga huecos, defectos…

Dentro hay un sistema de barras que es lo que tensa la tapa.
En la guitarra lo que suena no es la cuerda, es la tapa. No es para hacer eco. Las cuerdas transmiten su vibración a la tapa y hace que vibre y podamos oír el sonido.
Las varitas del interior son refuerzo y ajuste de la tapa que el artesano va afinando y percutiendo oyendo sonidos hasta que logras el que crees que es el acertado.

¿Cuánto tardáis en construir una guitarra?.
Un mes y medio o dos meses, pero normalmente no se hace una sola. Vamos trabajando en dos o tres a la vez.
En tiempos de crisis la gente compra menos guitarrras y lo que hacen es cambiarlas. Muchos guitarristas se enamoran de las guitarras de otros y cuando alguien se enamora de una guitarra se la quieren cambiar por lo que sea y te dan a su prima hermana si es preciso.
(risas)
Se precia la etiqueta, la firma.
Yo tengo guitarras desde dosmil, dosmil quinientos euros, que para ser artesanales es un precio más bien bajo. Y todavía hay quien me dice asustado , ¡¿Esa es la más barata?!, y me ponen el ejemplo de guitarras por doscientos euros. Pero no estamos hablando de guitarras de niños sino de guitarras artesanales para profesionales artistas.


Por qué se le llama guitarra española?

Porque nació en España. Había guitarras en todo el mundo. La guitarra es un instrumento musical que proviene de antes incluso de la edad media, pero hubo un momento en el siglo XVIII que se bifurcó y en Europa se siguió construyendo de una forma rígida y siempre copiando los mismos modelos de guitarras renacentistas y barrocas. Sin embargo en España nació un señor en Almería, Manuel Antonio de Torres, que cambió la silueta y la forma de construir ampliando el abanico.
¿La forma en silueta de mujer?
Yo creo que es casual. Hay quien dice que pudiera estar asociado a lo romántico.

La guitarra tiene forma, cintura y cadera, quizás fuera un símil de las caricias a mujer.
No sé, Carmen porque también hay quien no acaricia la guitarra sino que la aporrea.

Modelo Río Tinto

Enlace a su web. (no te la pierdas)

Related News

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

CERRAR