Manuel Martínez, creador de una “nueva” red social

“Carmen, quiero que conozcas a una persona que ha creado una nueva ‘red social’, réplica exacta de las que han existido toda la vida, pero con algún matiz que la enriquece aún más. Él es una persona especial. Merece la pena que hables de esta experiencia. Hoy en día es una revolución”.
Son palabras de mi editor, que siempre está observando movimientos culturales y personas de interés y con talento. Le gusta disfrutar de la vida cultural con la discreción de un ciudadano de a pie y tiene un sexto sentido para captar las distintas inteligencias de las personas.
Continuó diciéndome… “Manuel ha montado esa red social en otra ciudad de Arte, muy cerca de la tuya. Créeme, Carmen. Hay mucha gente sin ánimo de sobresalir, con mucho ingenio escondido y que hace mucho bien en sus entornos cotidianos. Una idea como la suya merece un fuerte aplauso. Es una red social y no está en la ‘nube’”
¿Dónde? – le pregunté.
En Carmona – me contestó.
Me encanta Carmona, es una ciudad con mucho arte, cuna de artistas y con muy buena gente. La llaman “El lucero de Europa”. Siempre es un placer acercarse allí y tapear o comer en alguno de sus ‘templos’ gastronómicos y pasear por esa ciudad monumental preciosa.
– Dame datos. Voy a verle. Pero… cuéntame antes de qué va. ¿Qué hace?.
– No. Prefiero que te lo cuente él directamente.
– Vale, llámalo, por favor, estaré allí en unos veinticinco minutos si el tráfico al salir de Sevilla no está atascado.
-Quedaré con él en “El Molino de la Romera” que es donde yo conocí esta experiencia.
– Ah. Conozco El Molino, se come de maravilla. Venga voy para allá.
– Ya me contarás, Carmen.
Mientras iba en el coche esperaba conocer a un tecnólogo, a un friki de la comunicación online o asistir a la presentación de un producto digital nuevo que amplía aún más la cobertura…
Confieso que poco a poco me fue ganando conocer a un humanista. Es escritor por afición, admirado como tal y como dinamizador social y muy querido como persona. Ya me dijo mi editor que a Manolo le aprecia todo el mundo. Y esto, amigos, es hoy día una de las cosas más interesantes que se puede decir de alguien.


Lo que me contó Manuel, Manolo, no es un invento raro que aumenta la cobertura; lo que sí aumenta es la felicidad.

No me habló de comunicación online sino de comunicación en directo. De apretón de manos en vivo, de miradas directas a los ojos mientras das tu opinión. De diálogo, de rescatar costumbres para vivirlas contemplativamente entre las prisas de un hoy que se lleva por delante nuestro tiempo de ocio, ya casi inexistente porque lo inunda el trabajo. Me habló de parar el tiempo, de hablar hasta entenderse; de volver a poner de moda el simple hecho de charlar.

Manuel Martínez organiza y motiva cada mes una tertulia en vivo. No hay ponentes al uso de conferenciante ni tribuna, pero sí temas de los que hablar. Un espacio y un tiempo donde se respeta la palabra sin turnos matemáticos, donde se escucha la opinión de los que quieren darla y se rebate con argumentos que convenzan, no que venzan la batalla dialéctica. Un lugar de encuentro en el debate suave sin crispaciones, en el que todos entienden el respeto “al otro”. Donde se busca el común acuerdo y se valora la diferencia como una aportación al enriquecimiento de todos.
Tiene razón mi editor… Esto, hoy en día es revolucionario. Yo estoy segura de que se pondrá de moda por toda la ‘geografía cool’ de las grandes ciudades.
Se trata de “Comer, beber y hablar”.

Charles tenía razón. Manolo Martínez es una persona especial.
Compruebo, como diría Machado, que su verso brota de manantial sereno; y, que más que un hombre al uso que sabe su doctrina, es en el buen sentido de la palabra, bueno. Su ‘cool’oquio es plática con las buenas gentes a los que muestra y le muestran el secreto de la filantropía.
Me alegro de haberle conocido. Manuel es admirable.
Me ha invitado a sus tertulias y, en cuanto case fechas, vendré.
Carmen Pareja-Obregón de los Reyes/SEVILLA EN AÑIL.

Has puesto de moda las tertulias. La verdad es que es una buena “red social”. Cuéntame.
Hola Carmen, gracias por venir a mi ciudad.
Es un placer. Siempre estoy feliz aquí en Carmona.
Todos hemos asistido a muchas mesas redondas, conferencias de muy diversas temáticas, y en todas había una misma queja al finalizar las mismas y tener que tomarnos la copa deprisa porque al día siguiente había que trabajar. Mi propuesta es comer, hablar, beber, como si de una reunión de amigos se tratara.
Consiste en fijar un rato de un día para esta forma contemplativa de vivir hablando y escuchando a los demás sobre un tema propuesto. Consiste en reunirnos alrededor de una mesa y charlar sobre el tema que hayamos elegido. Lo hacemos aquí, en el Molino de la Romera


¿Puede venir cualquier persona o solamente tus amigos?
Es una tertulia totalmente abierta a todo el mundo y gratuita, no hay que hacer reserva previa, ni siquiera avisarme, sólo tienes que tener ganas de estar “terciando” un rato, para lo cual te presentas aquí el día de la tertulia y punto.
Puede que lo más novedoso sea que, para quitarle solemnidad, desvestirla del protocolo usual en estas mesas redondas, se me ocurrió la idea de incorporar a la tertulia la posibilidad de tomarte una cerveza, o un vino, o una tapa, mientras hablamos. De esta manera conseguimos acercarnos más a ese “bien” tan necesario de socializarnos más, de hablar y dejar el móvil y la tele arrinconados.


¿Pero es obligatorio consumir?
No, en absoluto. Siempre dejo claro al inicio de cada sesión que lo de comer y beber es opcional. No hay obligación alguna de consumir, puedes hacerlo si te apetece, sin necesidad de esperar al final de la tertulia para tomarte esa cerveza. El Molino de la Romera nos cede un espacio acogedor, pero no nos exige contraprestación. Eso sí, tiene unas tapas suculentas para las que nos pone unos precios especiales de amigo. Hay quien viene y toma algo y quienes vienen y escuchan o hablan sin necesidad ni obligación de consumir. No hay presiones ni miradas inquisidoras por no consumir. No es el objetivo.


Es verdad, entran por los ojos. He visto además que este restaurante ganó el concurso del Mes de la Tapa. Saboreando Carmona 2017 que organiza el Ayuntamiento.
Así es, con una tapa exquisita de champiñón relleno gratinado al queso pajarete, que ha tenido un éxito inmenso entre turistas y carmonenses.
¿Todavía la sirven?
Sí. La han incorporado a su carta permanente.
Le pido a Rosa (propietaria junto con su hermano Luis) que si me la pueden preparar para probarla  mientras seguimos hablando.

Bonita forma de hacer también cultura gastronómica.

¿Y quién propone los temas?.
Lo interesante es que todos nos convirtamos en un activo de la tertulia, de que la sientas como algo tuyo, participes, y sugieras temas que te gustaría  tratar.
¿Tenéis un ponente en cada una?
A modo de introducción básica del tema y de opinión especializada invitamos a expertos en cada temática. Ellos saben que presentan, pero no acaparan la tertulia. Aportan, pero también escuchan a los demás. El tiempo es de todos. Se trata de que hablemos alrededor de la mesa camilla todos los que queremos hablar. Los ponentes hacen de guías.

Tienes también gran prestigio como moderador, hablan de tu excelente talante, de tu empatía coloquial que sabe ordenar la conversación para que fluya la tertulia.
Intento estar a la altura de que sea un rato agradable y enriquecedor para todos.
¡Qué grande!

Cuántas tertulias lleváis hasta ahora
Hasta la fecha he organizado 11, por las que han pasado más de trescientas personas y casi treinta expertos: profesores, actores, psicólogos, médicos, monitores de tai chi, footing o meditación, guías turísticos, fotógrafos…, que nos introducen el tema en dichas mesas redondas.
Hemos hablado de deporte, de fotografía, de humor, de la relación padres e hijos, de relax, de los viejos tiempos, de alimentación sana, de religión… y hemos conversado hasta del miedo, amén de una cata de vino que nos regalaron las bodegas Sani.

Entre todos los que venimos, porque el mérito es repartido, hemos conseguido instalar en nuestra rutina ese maravilloso hábito de reunirse periódicamente en torno a un tema, y charlar, oír, enriquecernos con las palabras del contertulio es un acto de socialización tan necesario como gratificante.

¿De qué hablaréis en la siguiente?
Del Amor. Próximo al día de los enamorados y aunque parezca una broma propia del carnaval nos pareció una sugerencia interesante de uno de los tertulianos. En verdad el tema es abordable desde muchos puntos de vista. Decía Ortega y Gasset que “el enamoramiento era un estado de imbecilidad transitorio”. Albert Camus que “No ser amados es una simple desventura; la verdadera desgracia es no amar”… Y cada uno tenemos nuestra versión filosófica cotidiana del amor.
Pues sí, la verdad es que es también muy interesante esto de hablar de temas que todos sentimos y de los que todos sabemos por experiencia propia o carencia.
Maravillosa idea, Manolo, ésta de tus tertulias.

No se me olvida deciros que he probado la tapa premiada y es de alto nivel. Yo le concedo mi ‘estrella añil’ al Molino de la Romera.

Si quieres más información o incluso sugerir algún tema:
martinezmanolo63@hotmail.com
teléfono 646.83.15.74
También puedes ver el historial de estas tertulias entrando en la página de facebook, “Comer, beber y hablar”
________________________________________________________________

Manolo Martínez empezó a publicar sus escritos como columnista durante 12 años en el periódico gratuito local de aquellos tiempos CARMONA INFORMACIÓN
A los diez años decidió, con la ayuda del periódico, publicar una recopilación de los artículos y darle forma.
El libro se tituló “EL ROPERO DE LAS MUJERES” e incluía, aparte de la compilación de artículos, algún poema y un relato que le premiaron
Escribe por afición relato corto, de cuando en cuando.
Fue premiado en el CONCURSO INTERNACIONAL DE TORREMOLINOS DE RELATO BREVE, dónde quedó finalista con su relato DON AQUILINO Y LOS JÍBAROS.
Publicó, junto con sus compañeros de taller de escritura de Sevilla, el libro A CADA QUIEN SU CUENTO.
Su última publicación fue editada en otoño del 17 y es un poemario titulado DOS COCODRILOS Y UN DESTINO, dedicado a sus hijos.
Junto con el gran fotógrafo local Fernando Baeza, ha editado las láminas “ Una foto y 69 palabras” cediendo los derechos a fines solidarios.
(en Facebook: @unafotoy69palabras )


Related News

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

CERRAR